¿Qué es la logopedia?

0
1238

En que lío me he metido…

El objetivo de esta primera exposición, será acercar la actividad de la logopedia a todo el mundo, e intentar explicar ligeramente a qué vamos a dedicarnos en esta sección en días posteriores. Todo lo que venga a partir de ahora tendrá mucha más aplicación práctica, que es de lo que se trata esto. Un momento, ¿tú también oyes esas voces?

Muchas son las ideas equivocadas que se han generado sobre esta profesión, y es que debemos de reconocer los que nos dedicamos a esto, que realmente es una “macedonia de frutas” bastante complicada de entender para todos y por supuesto, para nosotros en los comienzos también. Recuerdo que el día que me comunicaron la admisión a la carrera, aun teniendo una visión general sobre lo que iba a estudiar los próximos años, tenía muchas dudas sobre muchas cosas.

Estas ideas no se aclararon a lo largo de los primeros días de Universidad, donde nos mezclaban asignaturas de psicología, pedagogía, medicina, lingüística y filología… Además, las explicaciones de los profesores, centrados cada uno en su materia, no eran muy clarificadoras de lo que exactamente era esto. Se comenzó a abrir el cielo a partir del segundo cuatrimestre de este primer año…

Vamos a ir al grano e intentaré que tengamos un poco más claro a lo que nos dedicamos los logopedas, que hacemos y lo más importante: si funciona esto o es una pantomima.

¿Qué es esto de la logopedia exactamente?

Según la Asociación Española de Logopedia, Foniatría y Audiología e Iberoamericana de Fonoaudiología- AELFA-IF (no intentéis leerlo todo seguido, no da el aire de los pulmones) la Logopedia es la disciplina que engloba el estudio, prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana, manifestados a través de patologías y alteraciones en la voz, el habla, el lenguaje, la audición y las funciones orofaciales, tanto en población infantil como adulta.

Como podemos ver, vamos tocando un poco todos los palillos y recibimos influencia de varias disciplinas:

Pedagogía ya que el lenguaje aun siendo un proceso espontáneo necesita de una serie de aspectos esenciales para su desarrollo que están basados en procesos de aprendizaje;
Medicina, ya que el trabajo en habla y voz necesita de un buen conocimiento de las estructuras y del funcionamiento de los órganos que se encargan de ello, además de un conocimiento importante del Sistema Nervioso como encargado del procesamiento de todos los aspectos importantes de la comunicación;
Psicología siendo una base importante para el conocimiento de la formación del lenguaje y las leyes que sigue en nuestra mente, además sabiendo que es una de las bases de nuestro pensamiento;
Lingüística, siendo la ciencia encargada del estudio del lenguaje humano, de esta forma nos permite cuales son las estructuras lingüísticas correctas, una oración bien hecha, analizar los discursos y nos permite comunicarnos entre los profesionales sobre las dificultades que surgen en las personas con las que trabajamos.

Hasta aquí vemos todo el rollo teórico que tiene esto y que realmente es algo que hay que explicar para que quede justificado que todo lo que hacemos está fundamentado en bases teóricas que aporta cada disciplina. Además la logopedia se hace cada vez más grande y van surgiendo más estudios propios de esta ciencia tan joven.

micro-1494436_1920

El logopeda no es…

Una vez expuesto todo esto, me gustaría rebatir algunas ideas erróneas que existen frecuentemente entre la gente y que no son reales:
“El logopeda es el que enseña a pronunciar bien la erre”: es una de las frases que más podemos escuchar, o también se resume a que “enseñamos a pronunciar” a secas. No se puede decir que sea mentira, lo que sí es verdad es que se refiere a una visión demasiado reducida de nuestra labor.

Estamos de acuerdo en que la articulación correcta de las palabras es una parte de nuestro trabajo que tenemos que tener en cuenta, siendo parte de los problemas de habla. Además en muchas ocasiones esto se toma como algo únicamente estético o algo que no tiene importancia, aunque sin embargo, existen casos en los que esto es la punta del iceberg de un problema más complejo, o también puede ser la causa de problemas de lenguaje o de aprendizaje en la escuela.

Por otra parte, hay que aclarar que el logopeda se encarga de todos los aspectos o ámbitos que implican a la comunicación. Nos encargamos también de problemas de lenguaje o de transformación de la información al código por el que nos comunicamos los humanos. También una parte muy importante son los problemas de la voz, como las “afonías” o “ronqueras” crónicas (disfonías como tecnicismo) que padecen ciertas personas al haber adquirido un patrón de emisión de voz erróneo. Estas serían sólo una pequeña parte de las alteraciones que nos dedicamos a trabajar.

“El logopeda sólo trabaja con niños”: es otro de los errores más comunes y que actualmente se están subsanando.

La etapa infantil es un ámbito importante de trabajo en nuestra labor profesional pero también lo son las personas adultas y la vejez. Nuestro campo de trabajo recoge todas las etapas de la vida. Como muestra un botón: trabajamos con todas las edades los problemas de voz como los anteriormente mencionados, problemas como la Disfemia (término clínico para referirnos a lo comúnmente llamado tartamudez) o también problemas de lenguaje que surgen tras haber sufrido un daño neurológico que ha afectado a esta función cerebral (traumatismos cráneo-encefálicos o accidentes cerebrovasculares con lesiones en áreas cerebrales del lenguaje) además de otras patologías que afecten a la comunicación de las personas.

Esta visión es importante remarcar que procede de la falsa creencia de la existencia de logopedas en el ámbito escolar. En muchas ocasiones hemos oído que los niños reciben apoyo del “logopeda del colegio” para reforzar algún aspecto de su lenguaje. Es nuestra obligación como gremio de profesión, indicar que los apoyos en lenguaje en los colegios provienen de profesores con una especialidad en audición y lenguaje y que utilizan los principios de aprendizaje como única herramienta de trabajo para desarrollar las capacidades lingüísticas del niño.
Entonces os estaréis preguntando ¿y qué diferencia hay entre los dos? Pues es algo complejo de explicar y lo intentaré más profundamente en otros artículos posteriores, pero a grandes rasgos, nuestra formación es clínica y recibe las influencias de todas las disciplinas anteriormente citadas, mientras que en la labor de los “profes” especialistas en audición y lenguaje influyen más exclusivamente los principios de aprendizaje como forma de desarrollo de lenguaje.

“El logopeda es el profesor que enseña a hablar bien”: como se ha dicho anteriormente, no somos profesores. Somos profesional sanitario, que no da clase, sino que trabaja a través de sesiones planificadas y ordenadas para mejorar algún aspecto de la comunicación de un individuo tenga la edad que tenga. Esto conlleva previamente una evaluación completa, una planificación de la intervención donde se planteen unos objetivos concretos que se hacen saber al individuo, también a sus familiares y desarrollar una serie de actividades o ejercicios para conseguir dichos fines. Además, no sólo nos dedicamos al habla, sino también a la lecto-escritura, a la comunicación por lengua de signos, la comunicación a través de otros sistemas de comunicación llamados alternativos, para personas que no pueden hacerlo verbalmente,etc.

Estas son las tres primeras y más comunes creencias erróneas que se tienen de esta disciplina. Más adelante iremos viendo otras ideas también importantes y muy equivocadas.

sky-690293_1920

¿Y que tiene que ver esto con hablar en público?

Y después de esta pequeña introducción y explicación a grandes rasgos, me gustaría dar unas pinceladas sobre la aportación que podemos hacer los logopedas a un nicho tan importante y común como son las habilidades sociales y la comunicación.

Y es que hay una cosa clara: exceptuando a algunos “privilegiados”, la gran mayoría de nosotros cuando tenemos a un grupo de gente escuchándonos que no son nuestros conocidos más cercanos, nuestra forma de hablar cambia completamente. Esto en algunas personas se hace más evidente que en otras, y es debido al principio de reactividad, un concepto sencillo y que se refiere en pocas palabras al cambio que se da en nuestro comportamiento cuando nos sentimos observados. Esto nos pasa a todos y altera varios factores tanto a nivel fisiológico, como a nivel psicológico. Y es que puede sevirnos en gran medida a estar más atentos y a mejorar nuestro comportamiento ante la gente. Sin embargo, también nos puede jugar malas pasadas en un determinado momento haciéndonos no muy confortable la situación.

Este punto de partida, puede hacer que algunas personas tiendan a evitar en la medida de lo posible dichas situaciones, mientras que otros se intentan resarcir e intentan exponerse más a dichas situaciones para mejorar… Bueno, que me enrollo…

Como aportación por tanto desde nuestra disciplina:

-Evaluaremos cuáles son las principales alteraciones que aparecen en la comunicación interpersonal en estas situaciones.
-Desglosaremos todos los problemas que surgen en nuestro aparato fonador, nuestra respiración, nuestro cuerpo en general, nuestra mente, etc.
-Desarrollaremos algunas técnicas utilizadas en las sesiones con el especialista para mejorar nuestra comunicación ante los interlocutores, ya sean uno, dos o cien.

Como todo de golpe es mucho, y como nos han dicho siempre, para entender las cosas es mejor poco a poco, aquí vamos a ir dejando un poco zanjado este primer tema.

Espero que os haya quedado un poco más clara la función que tenemos en nuestra labor sanitaria. A medida que vayan surgiendo más temas, iremos explicando más facetas de este “revueltillo” que hemos hablado que es la logopedia. Espero que esta andadura que iniciamos sea igual de enriquecedora tanto para los que os ayude esto y estéis interesados, como para nosotros, cosa que os aseguro que así es.

Recuerda: “Todo a su tiempo, pero procura encontrar el momento