¿Cómo mejorar nuestra relación de pareja?

0
1703

Coindiciendo con el día de San Valentín y tanto si lo celebramos como si no, en esta entrada conoceremos qué hacer para mejorar nuestra relación de pareja, para lo que aprenderemos pautas específicas. Una de ellas tiene que ver con las acciones positivas que hacemos por el otro y que el otro hace por nosotros, pero pasamos por alto. Las otras, con las respuestas que podemos dar en uno de esos días en los que percibimos a nuestra pareja de mal humor.

Como sabéis, en Psicorockgía compaginamos nuestras carreras con la pasión por la música. Thrice es uno de los grupos que despiertan esa pasión. Escuchemos un tema suyo:

¿Cómo recuperar lo agradable?

Como ya hemos comentado en otras entradas, al principio de las relaciones todo es maravilloso: nuestra atención se centra en lo positivo, los defectos del otro son divertidos y sus errores se atribuyen a eventos externos e inestables -por tanto, pueden cambiar- y no a características de personalidad. Los detalles que nuestra pareja tiene con nosotros hacen que nuestros sentimientos se intensifiquen.

Sin embargo, cuando la relación avanza en el tiempo, esto comienza a normalizarse. Sin ser malo ni bueno, es una de las etapas por las que pasan las parejas: comenzamos a ver los defectos del otro tal cual son y debemos enfrentarnos a la difícil tarea de aceptarlos. En cuanto a las cosas agradables que nuestra pareja hace, pueden ocurrir dos cosas: que nuestra pareja, por costumbre, haya dejado de llevarlas a cabo o que ya no reciban tanta atención por nuestra parte y pasen desapercibidas.

En el primer caso, como siempre decimos: ¿por qué no pedírselo? Recordemos que el famoso “si te lo tengo que pedir, ya no lo quiero” y “se perdería la magia” son creencias irracionales que hacen más mal que bien a nuestras relaciones afectivas.

En el segundo caso, nos sentiremos genial prestando atención de nuevo y descubriendo que nuestra pareja sigue esforzándose por halagarnos. También nos ayudará ver que generamos sentimientos positivos en nuestra pareja sin darnos cuenta.  Si nos resulta tan fácil comentar algo que no nos ha gustado: ¿por qué no acostumbrarnos también a comunicar lo que sí nos gusta?

Gay Couple Savv and Pueppi 02 - ¿Cómo mejorar nuestra relación de pareja?

Las siguiente tarea se utiliza en terapia de pareja y es útil para enseñar a comunicar las cosas que nos agrada que haga o diga nuestra pareja (Liberman, Wheeler, de Visser, Kuehnel y Kuehnel, 1987). Con ella, el otro se hace consciente de lo que le gusta a su pareja y se promueven las acciones placenteras. Además, es útil para que nos demos cuenta de que nuestra pareja nos quiere como sabe y no como nosotros queremos que nos quiera.

Se llama “darse cuenta de la reciprocidad” y consiste en escribir una lista de 10 cosas positivas que actualmente recibimos de nuestra pareja y 10 cosas positivas que actualmente damos a nuestra pareja. Es importante que estén expresadas en términos concretos, es decir, escribir en la lista: me gusta que mi pareja sea una buena novia no vale. Vayamos un poco más allá: ¿por qué mi pareja es “una buena novia”?: porque me recibe con una sonrisa cuando vuelvo del trabajo, porque me abraza cuando ve que no estoy bien

No debemos pasar ninguna por alto aunque a priori nos parezcan absurdas o poco importantes: me ha acariciado el pelo durante el desayuno se pone y punto, no intentes escaparte porque te parezca cursi. Al final, se leen juntos: se puede pedir más información de cada una de ellas, debatirlas, etc. Démosle al coco: seguro que hay muchísimas acciones positivas que reconocer. Viendo sus beneficios, ¿verdad que apetece poner en práctica la actividad?

4282937104 0a40504c76 b - ¿Cómo mejorar nuestra relación de pareja?¿Cómo manejar el mal humor y la hostilidad?

A veces, por causas que se nos escapan (estudios, trabajo, familia de origen…) o por algún aspecto de la relación, nuestra pareja exterioriza malestar, hostilidad e irritabilidad.

Aunque la primera solución que nos viene a la cabeza es devolverle ese mal humor con cuatro gritos, podemos sustituirla por otras que no resulten tóxicas para la relación. Conviene que tengamos algunas bajo la manga para utilizarlas incluso juntas cuando la catástrofe se acerque. Es importante que, si observamos que cualquiera de ellas está teniendo un efecto contrario al esperado, seamos capaces de utilizar otra.

Las estrategias que podemos poner en práctica son las siguientes (Liberman et al., 1987):

  1. Ignorar. Sí, sí, has leído bien: pasar del tema. Siguiendo la teoría del aprendizaje, cuando queremos que una conducta disminuya o cese, este procedimiento es muy útil. Si el enojo no tiene que ver con nosotros, puede ser útil decirnos: “no va conmigo”. Por supuesto, hay conductas que no pueden ignorarse y de esto dependerán los límites que haya establecido la pareja.
  2. Desarmar: cuando aparecen las primeras señales de irritabilidad, podemos probar a sentarnos cerca de nuestra pareja, cogerla de la mano, acariciarle el cuello, darle un beso o un abrazo… Esto puede chocar con el mal humor, sustituyéndolo por desconcierto y luego por ganas de responder con la misma acción.
  3. Cambiar hacia algo agradable: proponer ir a cenar, a por un helado, a tomar un café… El cambio de escena y el inicio de una actividad asociada a lo relajante y lo positivo pueden ayudar mucho.
  4. Usar el humor: usar una broma de la pareja, hacer un chiste o hacer el payaso pueden cambiar el contexto emocional hacia lo cómico.
  5. Asertividad repetida: se trata de comentar a nuestro compañero que no tenemos la culpa del sufrimiento que siente. Si es necesario repetirlo varias veces, lo haremos hasta que el compañero se calme.
  6. Mostrar empatía: hacer ver a nuestra pareja que hemos escuchado lo que ha contado y que entendemos que la preocupe e irrite puede ayudar a rebajar su estado emocional. Podemos mostrar empatía y despues utilizar la asertividad, explicando que entendemos su enfado pero no estamos dispuestos a asumir la responsabilidad del mismo.
  7. Tiempo fuera: poner un espacio entre nuestra pareja y nosotros mientras sus sentimientos disminuyen en intensidad. Será importante que le expliquemos a nuestra pareja: la conducta que nos ha molestado, lo que hemos sentido, por qué nos vamos, dónde vamos, cuánto tiempo estaremos allí y, por último y si es así, que estaremos dispuestos a hablarlo al volver. Por ejemplo: Clara, no me gusta que me grites sin motivo porque hace que me enfade yo también. Me voy al salón un rato a ver la televisión, en 30 minutos vuelvo a la habitación y, si quieres, hablamos de la razón por la que gritabas.

¿Preparados para sorprender a nuestra pareja con todo lo aprendido?

couple de musiciens  - ¿Cómo mejorar nuestra relación de pareja?

Artículo anteriorMás ideas perjudiciales en pareja
Artículo siguienteÁlvaro Tejedor de Psicología y Comunicación
Soy psicóloga sanitaria en Aumenta, proporcionando tratamiento psicológico a población infantil, juvenil y adulta. He trabajado como psicóloga social en Fundación Tomillo y poseo amplia formación práctica en diferentes entidades. Soy Graduada en Psicología por la Universidad de Salamanca y Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Poseo mi propio modo de trabajar, basándome principalmente en las corrientes cognitivo-conductual y sistémica, cautivada por una máxima: "conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana". Carl Jung.

Dejar respuesta