Investigando el contexto online de los TCA

0
349

En el artículo anterior comentábamos en qué consistía el fenómeno subcultural Pro-ana y Pro-mia. Esta semana seguiremos con la misma temática, hablando del contenido qué abarcan estos sitios web y la función que tienen para los usuarios que las visitan.

¿Qué contenido abarcan estos sitios web?

Este apartado podría ser muy amplio ya que dependiendo de las páginas podemos encontrar un contenido u otro. Por lo tanto comentaremos los que aparecen con más frecuencia.

Estas páginas se caracterizan por los llamados “tips”; consejos para adelgazar o para ocultar la propia delgadez ante los ojos de familiares y terapeutas. Además de estos “tips”, en la mayoría de las páginas suele haber un apartado que lista las razones por las que es necesario ser delgada.

En esta lista podemos encontrar por un lado afirmaciones que hacen alusión explícitamente a la necesidad de delgadez o al rechazo a engordar, y por otro, afirmaciones que describen los valores que están asociados a Ana y a Mia: perfección, control y belleza.

En esta línea existen apartados en los que los usuarios pueden alabar a Ana y a Mia. Como comentábamos en el artículo anterior se les consideran diosas, diosas que premian y castigan y a las que nunca se les debe abandonar.

En estas páginas podemos encontrar un lenguaje y una simbología propia. Entre los usuarios se llaman príncipes o princesas. Utilizan palabras propias para referirse a diferentes conceptos. Continuamente aparecen figuras como coronas y diademas que hacen referencia a la “perfección”. Hay dibujos e imágenes de libélulas, mariposas y de figuras humanas con alas, que representan la delgadez y la delicadeza.

Aunque no es posible encontrar una “filosofía” Pro-Ana y Mia ya que aunque se haga apología de la enfermedad no todas las personas usuarias consideran estos trastornos opciones de vida, si es posible encontrar elementos suficientes para sugerir que nos encontramos ante un fenómeno real y consolidado.

Por lo tanto tenemos que tener muy presente su existencia ya que puede ser muy perjudicial para los grupos más vulnerables.

crowd-2718834_1920

¿Qué función tienen?

Aunque pueda resultar poco coherente, estas páginas existen porque suponen “cierto apoyo” para las personas que padecen esta enfermedad. A continuación intentaremos explicar por qué.

Las personas que participan en este fenómeno no solo se enfrentan a la opinión de psicólogos, médicos y académicos, sino a toda una sociedad que define lo que son los trastornos de la conducta alimentaria.

Por lo tanto, parece que estas páginas proporcionan cierto apoyo emocional a las personas que padecen este tipo de trastornos. En estos sitios web pueden hablar de sus experiencias personales y de sus opiniones sin sentirse “juzgados”.

Según Karen Días estas webs pueden interpretarse como un espacio alternativo para las personas que tienen problemas con la comida y con su cuerpo. Si partimos de la base de que las personas con este tipo de trastornos sienten que sus comportamientos están “prohibidos” y que son comportamientos “anormales”, “repugnantes” y “desviados”, podemos entender que estas páginas web sirvan para escapar de este tipo de juicios y para poder interactuar con otras personas con los mismos problemas.

Sin embargo, por mucho apoyo emocional que puedan generar, estas páginas son muy dañinas. La mayoría de las personas que las visitan padecen un TCA o están comenzando a presentar los primeros síntomas. Estos sitios web suponen un factor que mantiene la enfermedad o que puede intervenir en su desarrollo.

A pesar de que muchas organizaciones han participado en el cierre de estas páginas webs, enseguida surgen otras nuevas con los mismos contenidos. Algunos investigadores sostienen que el cierre inmediato de estos sitios no es la solución. Mantienen que se podrían utilizar a favor del tratamiento de este tipo de trastornos.

Una de las principales quejas de los usuarios de estas páginas es la sensación de incomprensión por parte de la sociedad. Por lo tanto si damos voz a los verdaderos protagonistas, se sentirán escuchados y comprendidos, ayudándoles en su tratamiento y en consecuencia en su recuperación.