Los trastornos de la conducta alimentaria en Internet.

0
660

Dentro de todas las posibilidades que nos ofrece Internet está la de crear páginas web. Gracias a esta alternativa podemos proporcionar toda la información que queramos y llegar a cualquier rincón del planeta. El problema comienza cuando esta información es dañina para algunos grupos sociales.

En este artículo analizaremos los sitios web que apoyan los Trastornos de la Conducta Alimentaria como una forma de vida y en posteriores ampliaremos la información que aquí vamos a plasmar a modo de introducción. Son los llamados sitios Pro-ana y Pro-mia y se han estudiado como un fenómeno social denominado “subcultural”.

 

Antes de comenzar, definiremos fenómeno subcultural como un grupo de personas con un conjunto distintivo de comportamientos y creencias que les diferencia dentro de la cultura dominante de la que forman parte.

A menudo se definen por su oposición a los valores de la cultura dominante a la que pertenecen, aunque esta definición no es universalmente aceptada, ya que no siempre se produce una oposición entre la subcultura y la cultura de una manera radical.

Volviendo a los trastornos  y de la conducta alimentaria, en este artículo explicaremos en que consiste el fenómeno subcultural Pro-ana y Pro-mia, hablaremos del contenido de las páginas web y de lo que “aportan” a las personas que padecen trastornos de este tipo.

Debido a que el tema es muy extenso dividiremos el artículo en dos partes, sin embargo para llegar a comprender la existencia del fenómeno del que estamos hablando es necesario leer los dos artículos.

monument-2011140_1920

¿QUIENES SON ANA Y MIA? ¿EN QUE CONSISTE EL FENÓMENO PRO-ANA Y MIA?

Ana y Mia son las palabras que se emplean en estas páginas web para nombrar a la anorexia y la bulimia (respectivamente). Estos nombres convierten a la enfermedad en un ente ajeno a la persona que la padece. Los usuarios de las páginas web se refieren a Ana y Mia como si fueran seres superiores, como si fueran diosas. Por lo tanto, representan la perfección, el control, la delgadez y la belleza, que es lo que buscan los usuarios de estas webs.

Los usuarios que participan en este movimiento han creado un código, un lenguaje y una manera de interpretar los trastornos de la conducta alimentaria que no coincide con la establecida socialmente por médicos y otros expertos en la enfermedad.

De hecho, algunos investigadores sostienen que este fenómeno aparece como oposición al sistema de ideas, creencias y opiniones socialmente establecido sobre lo que son este tipo de trastornos.

Sin embargo, no todos los usuarios que frecuentan estas páginas defienden los trastornos de la conducta alimentaria como una forma de vivir. Algunos usuarios saben que es una enfermedad y quien curarse, pero encuentran apoyo y consuelo en estas páginas.

En el próximo artículo hablaremos de los contenidos que abarcan estás páginas webs y de la función que desempeñan en los usuarios de las mismas.

¡No os lo perdáis!