Los trastornos de la conducta alimentaria desde la perspectiva sistémica

0
944

En artículos anteriores hemos analizado situaciones que pueden estar relacionadas con los trastornos de la conducta alimentaria o que pueden influir en su inicio o en su curso: publicidad, sitios webs, tipos de ejercicio, etc.

La influencia de todos estos temas sobre los trastornos de la conducta alimentaria se han tratado desde una perspectiva cognitivo-conductual. Resumiendo este tipo de terapia, la terapia cognitivo conductual defiende que los trastornos de la conducta alimentaria surgen para cubrir unas necesidades determinadas y se van reforzando y manteniendo por unos factores concretos.

El enfoque sistémico

En este artículo analizaremos los trastornos de la conducta alimentaria desde otra perspectiva: la terapia sistémica. Actualmente se ha demostrado la eficacia de esta terapia en el tratamiento de los trastornos de los que hablamos –siendo la terapia familiar el tratamiento de elección a día de hoy, es decir, el que ha demostrado ser más útil que los alternativos-, por eso hemos visto necesario realizar algunas entradas sobre esta terapia.

Como ya hemos comentado en otras publicaciones los trastornos de la conducta alimentaria son patologías multicausales, es decir, la combinación de diferentes factores influyen en su desarrollo siendo muy difícil establecer un único factor como detonante.

En la terapia sistémica se le da especial importancia al contexto en el que se construye el sujeto. Por lo tanto en el tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria es necesario analizarlo. El contexto sociocultural, la familia, el grupo y el individuo son interdependientes, es decir, influyen unos sobre otros y junto con las experiencias de vida van a determinar que un sujeto desarrolle una personalidad adaptativa o no. El sujeto, con su personalidad ya conformada, interactuará a su vez con el contexto e influirá y será influido por éste en una relación circular –concepto de causalidad circular-, no lineal como ocurre en otros enfoques.

silhouette-3141264_1280

La importancia de la familia como sistema referencial

Antes de continuar es necesario saber que en la terapia sistémica los trastornos se consideran fenómenos psicológicos que se relacionan más con patrones de comunicación y relación alterados o deficientes que con un trastorno psicológico que pudiera presentar un único individuo. Así, el “paciente identificado” resulta ser más bien el portador de los síntomas de una dinámica disfuncional que se presenta en el sistema familiar al que pertenece.

Desde este enfoque se desecha la idea de culpar a las familias, son simples características de las relaciones e interacciones dentro del sistema de referencia del paciente, y que son susceptibles de ser modificadas para optimizar el funcionamiento del que hablamos, cambiando patrones de relación entre los miembros.

A partir de esta concepción de los trastornos de la conducta alimentaria podemos analizar, por un lado al individuo y por otro a la familia. A nivel individual es especialmente importante el grado de separación e individuación alcanzado por el sujeto, lo cual está íntimamente vinculado al desarrollo de la identidad.

Si este proceso no se da en la familia de una forma adecuada, los hijos estarán a merced de la opinión ajena que influirá directamente en su propia autoestima, que, unida a la presión social, hará que su apariencia cobre una importancia desmedida.

Por otro lado, las características que presentan las relaciones familiares y la comunicación entre sus miembros, pueden crear un clima idóneo para la aparición de trastornos alimentarios en personas susceptibles -no en todos-. Estos factores, junto con otros acontecimientos vitales estresantes (separaciones, pérdidas, fracasos), pueden jugar un papel importante en el desarrollo de los trastornos de la conducta alimentaria.

En resumen, la terapia familiar sistémica propone abordar los trastornos de la conducta alimentaria como un síntoma que refleja posibles conductas poco adaptativas dentro del sistema familiar, más que como un trastorno aislado e individual – un buen libro para entender esto es “Los juegos psicóticos en la familia” de Selvini Palazzoli, una de las referentes en terapia sistémica.

En artículos siguientes ampliaremos la información sobre la terapia sistémica en este tipo de trastornos, de cómo se realiza y de cuáles son sus ventajas. ¡Esperamos que os gusten! 🙂

Bibliografía:

Echeburúa, E., & Corral, P. D. (2001). Eficacia de las terapias psicológicas: de la investigación a la práctica clínica. Revista Internacional de Psicología clínica y de la salud, 1(1), 181-204.

Espina, A., Ortego, M. A., & Ochoa de Alda, I. (2002). Un ensayo controlado de intervenciones familiares en trastornos alimentarios. Cambios en psicopatología y ajuste social. Apuntes de Psicología, 20, 49-62.

Rodríguez Vega, B. (1996). La óptica sistémica en el tratamiento de la anorexia nerviosa y la bulimia. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría., 16(57), 047-056.

Palazzoli, M. S., & Cols (2016) Los juegos psicóticos en la familia. Barcelona. Paidós.