Los efectos de cuidar de familiares dependientes y cómo trabajarlo

0
2

En este artículo se estrena como redactora Laura Pan, psicóloga y amiga de nuestro blog desde sus inicios. Y para ello va a tocar un tema que si bien a dia de hoy es importante en multitud de familia, no suele tener mucha voz en las instituciones nacionales o en los medios. Vamos allá.

¿Qué es la calidad de vida?

Según la OMS, la calidad de vida es la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, sus expectativas, sus normas, sus inquietudes.

Este tema es un campo muy amplio donde existen muchos factores de salud de diferentes tipos: emocional, física, material, social…

Pero hay algo que es muy importante en lo que deberíamos pararnos a pensar y es en la calidad de vida individual.

¿En qué consiste?

El individuo se entiende de manera global donde se establecen aspectos positivos y negativos, e influye sobre todo en cómo es cada persona individualmente y única. En esta calidad de vida entran términos como bienestar físico y mental, logros personales y familiares, alimentación sana… todos aquellos términos que estén relacionados con el entorno y con la sociedad en la que vivimos.

La calidad de vida individual también se ve afectada por los aspectos socioeconómicos, culturales y psicológicos, generando así valores positivos y negativos; combina componentes subjetivos y objetivos donde el punto común es, el BIENESTAR INDIVIDUAL. Hay 5 grupos principales en los que se divide este bienestar:

  • Bienestar físico (salud)
  • Bienestar material (vivienda, comida, pertenencias…)
  • Bienestar social (relaciones familiares, interpersonales, amistades…)
  • Desarrollo y actividad (educación, productividad…)
  • Bienestar emocional (autoestima, como me siento yo respecto a los demás, creencias…)

Pero, hay que comprender que la respuesta a cada uno de estos grupos es subjetiva y variable debido a la influencia de factores sociales, materiales, la edad, género, empleo, salud… por lo que es muy importante realizar una evaluación de nuestra calidad de vida, ya que con ello vemos los recursos que tenemos, los puntos “fuertes” o “débiles” de nosotros mismos y así hacemos un chequeo de quienes somos y de lo que necesitamos.

En resumen, la calidad de vida es similar al “estilo de vida”, es decir, en función del estilo de vida que quieras llevar tendrás una mejor/peor calidad de vida, contando con factores genéticos, el entorno, factores sociales y materiales.

11839933913 a2c7452d45 b - Los efectos de cuidar de familiares dependientes y cómo trabajarlo

¿Cuidar de nuestros mayores afecta a la calidad vida?

En este artículo nos centraremos en los familiares, aquellas personas que están día a día con nuestros mayores y que cuidan de ellos.

Para empezar, quienes son aquellos familiares que cuidan de esta población, normalmente son familiares muy allegados directos o vecinos, pero estos cuidados no están regulados, ni sometidos a horarios, sin educación especial sobre los cuidados (al menos cuando empiezan con los cuidados) y por supuesto, sin remuneración económica; por lo que estos factores tienen un peso muy importante en la calidad de vida individual de cada una de las personas que cuidan, con consecuencias sociales, emocionales, físicas y de salud, desembocando en sobrecarga, depresión, insomnio, carga emocional, estrés, fatiga, pérdida de apetito y aislamiento social entre otros.

Un factor “extra” que se puede sumar al carro de estas consecuencias, que es la primera amenaza, son los problemas de salud, tanto del cuidador como del anciano, y sobre todo si ambos están en edad avanzada.

Así que volviendo a la pregunta,, cuidar de nuestros mayores afecta a nuestra calidad de vida.

“Modelo de estrés” de Pearlin 

Pearlin propuso el llamado “modelo de estrés” (1990), un modelo que se ajusta a la visión holística (en su totalidad) que se debe hacer de la persona, siempre de manera individual, ya que cada persona es única. Divide su modelo en 4 fases:

  1. Antecedentes y condiciones del contexto: son variables como edad, género, parentesco con el cuidado, relación con la persona que se cuida, red social…
  2. Estresores: son los problemas que conllevan a que el cuidador se sobrecargue. Los divide en 2, estresores primarios, es la actividad que realiza el cuidador directamente, incluyendo el nivel cognitivo de la persona que es cuidada, las conductas disfuncionales, nivel de dependencia o incapacidad física y mental y la sobrecarga percibida del cuidador, son estresores subjetivos y objetivos; por otro lado están los estresores secundarios, son la evaluación de los propios recursos que tienen los cuidadores y de cómo interaccionan con otras personas (familiar, social, económico y laboral) junto con otros estresores “internos” como son la autoestima, sentimiento de falta de control de la situación…
  3. Variables moduladoras: son aquellos recursos que nos ayudan a cambiar la dirección del estrés, ayudándonos a regular los efectos de los estresores, aliviando el impacto en los individuos. (ej. Apoyo social, estilos de afrontamiento…)

 

Dentro de estas variables están los “ansiados” estilos de afrontamiento, es decir, aquellos esfuerzos que hacen las personas para manejar los problemas y las emociones que nos generan malestar, provocando que aparezcan problemas físicos y psicológicos.

Lazarus y Folkman (1984) decían que el afrontamiento es situación dependiente y que el estilo de afrontamiento puede variar en función de la situación que se tenga que afrontar en cada momento. Se han descrito dos estilos de afrontamiento, estrategias de afrontamiento adaptativas, que son aquellas, que van dirigidas al problema, donde se busca apoyo social, emocional, instrumental, humor, aceptación… y por otro lado están las estrategias de afrontamiento evitativas, como son la negación, autodistracción, el consumo de sustancias adictivas…

124315323 f72ee4be69 b usada - Los efectos de cuidar de familiares dependientes y cómo trabajarlo

Chronister y cols. (2010) analizaron como influyen estas estrategias en la calidad de vida de los cuidadores familiares. Utilizaron diversas variables, y encontraron resultados donde por un lado había cuidadores que utilizaban estrategias evitativas y tenían efectos beneficiosos para ellos, y por otro los que utilizaban las estrategias adaptativas tenía un efecto protector ante el estrés del cuidador.

Con esto, se quiere señalar que en función de cada individuo y de los recursos que este tenga pueden ser beneficiosas unas estrategias de afrontamiento u otras, siempre y cuando, tenga efectos positivos para el cuidador familiar y para el cuidado.

  1. Resultados: son los efectos que proporciona el cuidado. Afectan a distintos niveles de funcionamiento del organismo (estados afectivos, como depresión, ira, ansiedad…) normalmente estos resultados son descritos en términos de funcionamiento psicológico, físico y social.

No todo va a ser negativo en el cuidado, también hay aspectos positivos en los cuidadores. Algunos autores han querido centrar sus estudios en los beneficios que aporta el proceso de cuidado al cuidador, siempre contemplándolo desde una visión global del proceso de cuidado.

Algunos puntos beneficiosos a destacar son, mediante el reconocimiento social la imagen personal se ve beneficiada, los sentimientos positivos que hay hacia la persona cuidada, la sensación de recompensa, la ganancia personal y dotar de significado positivo el cuidado, el sentimiento de autorrealización, satisfacción en el cuidado que proviene de la interacción personal que existe entre el cuidador y la persona cuidada, crecimiento personal y propósito de vida, autonomía y dominio de uno mismo en lo que realiza, autoaceptación y reducción del riesgo de mortalidad.

Recursos dirigidos a cuidadores

Proponemos una serie de recursos que proporciona el estado y empresas de índole privada, que pueden servir a aquellas personas cuidadoras que lo necesiten.

En el 2006 se aprobó la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y la Atención de las Personas en Situación de Dependenciaesta ley reconoce el derecho de los ciudadanos a la atención de las necesidades derivadas de una situación de dependencia bajo un contexto de promoción de la autonomía de cada usuario del sistema. Con esta ley aparece el sistema de atención a la dependencia (SAAD) , que comprende un catálogo de servicios y prestaciones donde se valora previamente a las personas, con el fin de determinar las necesidades de las personas que tienen algún tipo de dependencia.

Por otro lado, existen una serie de programas de intervención, estos programas sirven para que profesionales del sector, “entrenen” y “eduquen” a los cuidadores en diferentes habilidades o estrategias que sean adaptativas para el cuidado. Son estructurados y con guiones en las sesiones, previamente establecidos y planificados. Se pueden impartir de manera individual o colectiva, atajando cualquier tipo de conflictos que vayan apareciendo (familiares, relacionados con el cuidado, manejo de conducta del paciente, información sobre servicios y ayudas…)

Por último, otro recurso importante son los centros de día, son un espacio muy bueno para las personas ancianas, ayuda al desarrollo personal, a mejorar la autoestima, reforzar autonomía, fomentar las relaciones interpersonales con los iguales, retrasar la evolución de la enfermedad… recibiendo ayuda de diferentes profesionales de la salud. Estos centros ayudan también a que el familiar cuidador tenga su espacio personal y tenga capacidad y tiempo para poder realizar su vida independientemente del mayor.