James Rhodes: el pianista de la psicología

0
688

Que somos una web de psicología sumergida en el rock and roll es evidente. Pero ante todo somos un grupo de profesionales que comparten algo en común: el poder de la música para cambiar la vida.

Es por eso que después de mucho tiempo dedicado a la dirección de la web y el equipo, y con esporádicas publicaciones en forma de entrevista, retomo la elaboración de artículos debido a un tema muy especial que me ha propuesto Silvia Olmos – psicóloga y música-.

Hace ya un par de años que leí Instrumental, el primer libro del pianista James Rhodes. Y justo hace unas semanas he terminado “la segunda parte” por así decir: Fugas. El impacto de esas páginas, la historia que vivió y las reflexiones que aporta me ha llevado a elaborar una serie de artículos sobre las relaciones humanas y la vida cotidiana, en torno a las palabras redactadas por este genio.

¿Quién es James Rhodes?

Es un pianista que ha revolucionado su vida, la sociedad occidental, y sobre todo el mundo de la música clásica. Por un lado la historia de su primer libro “Instrumental” gira entorno a las consecuencias de repetidos episodios de violación durante su infancia por parte de uno de sus profesores.

Por otro, más allá de dar a conocer con toda la crudeza que ha podido, la oscuridad de las vivencias que genera haber vivido todo eso, en “Fugas” ha querido hablar claro sobre la inevitabilidad de ser vulnerables –sobre su día a día en convivencia con sus problemas y sus tinieblas-.

1024px James rhodes pianist - James Rhodes: el pianista de la psicología

Y por último James ha cambiado el enfoque de la música clásica y ofrece conciertos donde: explica el significado de las obras, no va vestido de forma ridícula, no se sitúa por encima de los espectadores –metafóricamente hablando-, y transmite la música clásica con una intención juvenil, divertida y entendible.

James ha conseguido que muchos “milenials” encendamos Spotify o Youtube para escuchar la Chacona de Bach, o la Polonesa-Fantasia de Chopin. Ha llenado salas de gente joven para escuchar música clásica, o charlas sobre ella misma aunque fuese impartida en otro idioma y sin traducción.

Primera reflexión: El primer paso para aceptar algo.

He de reconocer que leer “Instrumental” fue duro para mí. Comentaba a menudo con Silvia que cada 20 páginas necesitaba parar, y para mí fue toda una sorpresa enterarme de que una de las mejores profesoras que he tenido en mi formación en psicología –Teresa Sánchez Sánchez – estaba redactando un artículo sobre las “conductas auto-líticas” a través de esta misma historia.

Instrumental es tan torturador como refrescante. James, en un acto de valentía inolvidable, transmite al mundo las vivencias de un niño que con 6 años experimentaba todo tipo de aberraciones por parte de un adulto, las consecuencias físicas de quien se ve obligado a hacer semejantes barbaridades, la disociación entre la mente y el cuerpo para sobrevivir psicológicamente, y los innumerables obstáculos que en su vida aparecieron a raíz de eso: auto-lesiones, voces, internamientos psiquiátricos, intentos de suicidio, consumo de drogas, promiscuidad, problemas para relacionarse, divorcios, desconfianza y un sinfín de etcéteras.

En este libro de carácter triste, el lector se queda con la sensación de ver sus propios problemas con otra perspectiva, en comparación con lo que está leyendo. Y esto es algo interesante de experimentar, ya que en general la persona media está sumergida en este maldito sistema donde todos parecen felices, completos, realizados, y despreocupados…menos nosotros mismos.

Instrumental es la forma artística – y no tan artística- de poner las cartas sobre la mesa y reconocer que el mundo no es solo gente guapa en los gimnasios, artistas cantando bien desde los tres años o profesionales que no sufren inseguridad laboral, marginación, problemas para pagar facturas o lo que sea.

Señor Rhodes: le debemos una.

La consecuencia de la publicación de este libro fue digna de recordar. Por un lado –los detalles son limitados y privados- pero James se vio envuelto en problemas de diverso tipo tras contar esa historia. Pero por otro, Instrumental ha servido para que miles de personas con desgraciadas experiencias similares a las sufridas por él hayan dado un paso adelante y hayan “confesado” delante de otras personas: a veces en círculos íntimos, a veces por medios públicos.

James Rhodes komunikabideekin topaketa - James Rhodes: el pianista de la psicología

La realidad –puedes leerlo a lo largo de ambos libros- es que multitud de mails, cartas y gestos de agradecimiento llegan a James desde hace tiempo. Y es que lo que se sabe es que el dolor y los  problemas que  causan este tipo de experiencias se ve “enquistado” ante la falta de capacidad u oportunidad de hablar sobre el tema: tener otros puntos de vista, recibir apoyo, liberarse de la culpa y en definitiva…no estar solo o sola. Hay una total enredadera oscura e indescifrable en el mundo emocional.

Seguiremos tratando los aprendizajes y reflexiones que humildemente creo que podemos ir sacando de ambas obras de arte. Mucho se ha hablado de los episodios de violación sufridos durante su infancia y de sus consecuencias. Pero pienso que este músico ha escondido en sus libros múltiples ideas que pueden ayudarnos a tener una existencia más sana con nosotros mismos y los demás.