Fin de la saga de Bruce Springsteen

0
385

Este es un artículo muy especial, es el último de la saga de Bruce Springsteen y con el finalizamos sus  vivencias. Aquí vas a encontrar:

  • Últimas palabras sobre la historia de vida de Bruce Springsteen. Vamos a llegar al momento actual en el que se encuentra. Quizás en unos años tenemos más que añadir a su historia.
  • Reflexiones finales sobre el trastorno depresivo persistente. Recordamos que es el diagnóstico de Springsteen.

1.    Últimas palabras sobre la historia de vida de Bruce Springsteen hasta el momento actual.

Poco después de cumplir los 60 años cuenta como cayó  en una depresión que le duró año y medio. Tuvo otro episodio depresivo de los 63 a los 64 años. Al principio, pensó que se debía a las sucesivas pérdidas de seres queridos, entre ellos, su padre.  Con él, había conseguido tener una relación más íntima en sus últimos 10 años. Fue diagnosticado de “esquizofrenia paranoide” y tras una larga conversación con Bruce, fue hospitalizado y medicado. Estuvo bastante estable hasta el final de sus días.

Finalmente, Bruce se dio cuenta de que la depresión era algo contra lo que había estado luchando durante toda su vida. Siempre tenía una recaída emocional cuando no estaba de gira. Era una oscuridad que le ensombrecía la mente, el alma y el corazón. Se volvía evitativo, huidizo y no podía parar de llorar. Su médico le recetó antidepresivos,  anteriormente los había tomado durante 5 años, pero los dejó tras encontrase en un buen momento vital. Hoy día lleva tomándolos aproximadamente 15 años.

En 2010, tras una gira fue diagnosticado de “depresión agitada”, pero no estaba hiperactivo, solo quería y le aliviaba dormir. Perdió el placer por sus actividades favoritas (anhedonia). Se sentía un extraño, vacío, le afectaba a todos los niveles. Sentía una profunda crisis existencial que le duró 6 semanas (estuvo tomando Clonazepam, un ansiolítico.)

My father´s house, es la mejor canción que escribió sobre su padre. La terapia que hacía, como ya hemos comentado, era psicoanalítica. Con ella aprendió a transformar los fantasmas que le atormentaban en ancestros que le acompañan. En Long time comin´ escribió lo que le deseaba a sus hijos. Él también espera convertirse algún día en un ancestro para ellos.

Y hasta aquí es lo que Springsteen ha querido compartir con nosotros. En general, a lo largo de su vida ha tenido dificultades en las relaciones interpersonales. Ha tenido miedo a mostrar su “yo real”, el cual considera vulnerable. Por ese motivo, tendía a castigar a las personas que le amaban, no se consideraba  digno de amor.

Como él menciona, siempre ha estado en lucha con la depresión. En este sentido, forjo su personalidad con máscaras, corazas y mecanismos de defensa, los cuales ha tenido que ir analizando y viendo en qué medida son adaptativos o desadaptativos. La terapia psicoanalítica es excelente trabajando a estos niveles. Es de las pocas perspectivas que tiene como objetivo cambiar el andamiaje de la persona, es decir, la estructura de la personalidad. Además, Springsteen contó con la ayuda de Patti, su actual esposa. Con ella fue capaz de desnudarse emocionalmente, lo que permitió que desaparecieran grandes corazas. Según Bruce, Patii es lo único que tiene sentido cuando se le ensombrece el alma, cuando habita en él la tristeza, ella le salva.

2.    Reflexiones sobre el trastorno depresivo persistente

Hemos comentado a lo largo de esta saga que el diagnóstico de Springsteen es el Trastorno depresivo persistente. Los criterios para diagnosticarlo están en Bruce Sprinsgteen y la depresión. No vamos a repetirlos, pero si consideramos importante mencionar que con la actualización del DSM-5, el diagnóstico de trastorno depresivo persistente más depresión mayor está permitido. Anteriormente era un criterio excluyente.

Para comprender como se siente una persona con “Trastorno depresivo persistente” vamos a explicar los diferentes  estados de ánimo que hay.

  1. Manía
  2. Hipomanía
  3. Eutimia
  4. Distimia
  5. Depresión mayor

La Eutimia es lo que conocemos como la “normalidad”. La distimia es lo que siente una persona con este tipo de diagnóstico. Es un estado fluctuante entre la Eutimia y la Depresión mayor sin llegar a ninguno de los dos extremos. Por debajo de esta, tenemos la Depresión mayor considerada uno de los estados de ánimo más bajos e incapacitantes. Por encima de la Eutimia está la Hipomanía, es un estado parecido a la euforia. En el extremo superior encontramos la Manía, un estado de hiperactividad constante.

Queremos hacer una reflexión sobre la Eutimia. La realidad es que es utópico pensar en una vida donde este estado de ánimo gobierne nuestras emociones. Nos venden la idea de que esto es posible, pero no es cierto. Incluso no sería adaptativo. Cada emoción tiene su momento. Una persona con distimia necesita realizar un análisis personal para averiguar que le tiene bloqueado. Un ejemplo, lo hemos expuesto en nuestra Saga de Bruce Springsteen.

12 size - Fin de la saga de Bruce Springsteen

Este personaje nos enseña a como anteponernos a las adversidades. Nos da una lección de vida. Desde pequeño ha convivido con la tristeza y ha sabido transformarla en música. Es una persona resiliente que rompe todos los prejuicios sobre la enfermedad mental y la estigmatización de la tristeza. Nos enseñan a que es una emoción que hay que rechazar. Precisamente de la tristeza es de donde más aprendizajes podremos sacar, ya que nos invita a reflexionar y a analizar que nos daña y que nos hace felices.

Ponemos fin a esta saga de artículos sobre Bruce Springsteen. Os invitamos a seguir escuchando su música, en cada una de sus canciones refleja sus momentos vitales, los cuales pueden ser parecidos a los que estamos viviendo.

Como conclusión final de todo lo expuesto, queremos hacer llegar un mensaje: Siente tu tristeza, indaga en ella, reflexiona sobre ella y reconstrúyela en algo positivo como hizo Bruce Springsteen. No la rechaces, ni te sientas vulnerable por sentirla. Como dijo Jung, nadie se ilumina fantaseando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad. Así es como Springsteen consiguió brillar.