Entrevista a Catorceimpar, el artista polifacético

0
620

Psicorockgía nació de la unión de la música y la psicología, y Pablo, quizás sin darse cuenta, une estos dos términos en sus creaciones.

Hoy entrevistamos a Catorceimpar, rapero y maestro de educación infantil especialista en música. Escribe canciones y poesía. Su música es diferente y habla, como él mismo especifica, de sus dudas e inseguridades, y ha ido cambiando a lo largo de los años. Es un vehículo de maduración en el que se monta y disfruta del viaje.

Su última canción se llama “Geómetra” y sus temas anteriores se denominan “Plástico” y “Canción de fin de año”, nacidos de la ilusión y las ganas de mostrar al mundo lo que hace.

Bienvenido, Pablo. ¿O prefieres que te llamemos Catorceimpar? ¿de dónde viene tu nombre artístico? ¿qué significa para ti, qué representa y cómo surgió la idea?

No, Pablo está bien, gracias (risas). Surgió de una decisión conjunta con mi amigo Daniel Mills. El nombre anterior no me representaba y queríamos darle un cambio, un lavado de cara. Lo pensamos durante mucho tiempo y ese nos convencía por varias razones… Pero eso me lo guardo para otra entrevista (risas).

Puesto que eres maestro de Educación Infantil especialista en música, ¿qué importancia le das a la enseñanza de la misma en las aulas? ¿qué influencia crees que tienen las enseñanzas artísticas en general sobre los niños, adolescentes y sobre la sociedad en general?

Te contesto todo a la vez (risas). Creo que utilizar la música es un recurso que funciona estupendamente. En Educación Infantil se usa porque conecta con los niños. Si hablamos de adolescentes, eso ya es otro jardín… Pero por mi experiencia, te diría que sin música no sería la persona que soy ahora, ¿sabes?

Me gusta lo que cuenta James Rhodes al principio de su libro, Instrumental. La música acompaña a la gente en su día a día, y marca a generaciones enteras. Creo que es un ejemplo maravilloso.

27880894 2338653972827581 7528381004717752320 n.jpg?se=7&ig cache key=MTcxMDkyOTY5NDIwOTIzNzM2MA%3D%3D - Entrevista a Catorceimpar, el artista polifacéticoImagen de Álvaro Piquero

En tu experiencia como maestro de Educación Infantil, ¿qué te hace sentir la enseñanza de la música? ¿se encuentran los niños y, sobre todo, los padres, interesados en su enseñanza o sigue existiendo ese “segundo lugar” que ocupa la música con respecto a otras asignaturas que podía notarse hace unos años?

Creo que la música, como cualquier otra disciplina artística, es algo que se desprecia con respecto a otras materias. Están consideradas menos importantes, supongo que porque es imprescindible darle prioridad a saber contar y escribir. Y claro, lo entiendo. Yo no digo que todo el mundo tenga que saber solfear, ni mucho menos… pero ampliar los conocimientos sobre música o dibujo no harían daño a nadie y todos saldríamos ganando.

Como sabes, Psicorockgia nace de la unión entre música y psicología. ¿crees que existe alguna relación entre ellas? Si es así, ¿cómo la describirías?

Bueno, en mi música sí. Mis canciones son un libro abierto de mis dudas, mis inseguridades, mis miedos. Cosas que pueden preocupar a cualquier chaval de 26. Muchas veces he dicho que escribir canciones era una especie de terapia y no he mentido, es algo muy íntimo y me ha ido bien.

36971437 679311312461258 8899931299767123968 n.jpg?se=8&ig cache key=MTgyODk4MDk0ODE3NjcxMjQ4Ng%3D%3D - Entrevista a Catorceimpar, el artista polifacéticoImagen de Álvaro Piquero

Hay quien entiende el arte como una liberación, una forma de ordenar los recuerdos y pensamientos, un método de relajación, un reto para demostrarse a sí mismos que son capaces… ¿cómo lo entiendes tú?

Para mí es sacar la basura. Tengo una cabeza un poco rota, y hacer canciones me sirve para intentar juntar las piezas, algo que de otra manera no sé hacer. Creo que antes escribía más, pero era bastante peor. Ahora escribo menos, pero tiene algo de calidad, o eso me gusta pensar cuando lo releo o escucho alguna canción.

Pero eh, es importante decirte que no me gusta mi música una vez que la he hecho. Cuando está terminada, intento no escucharlo porque me saco fallos continuamente (risas).

La terapia narrativa se centra en describir las experiencias vividas para darles un significado menos sesgado. También narra acontecimientos que no estaban incluidos en la historia del paciente. Escribes poesía. ¿simplemente disfrutas haciéndolo, lo utilizas como catarsis emocional, o existe alguna otra motivación? ¿y en cuanto a las novelas?

No sé, supongo que también me ocurre un poco como con la música. La diferencia es que en una canción hay ciertas reglas para que funcione (métrica, melodía, ritmo, ya sabes). Y en la poesía puedo hacer lo que quiera. Quizá sólo es el paso lógico entre escribir canciones y hacer un diario. Pero sí, por supuesto que lo disfruto.

Y en cuanto a novelas, algo estoy preparando, sí (risas). No sé quedarme quieto.

Aprovechando que el término motivación es muy psicológico, ¿cuál crees que es la verdadera motivación del músico? ¿y del profesor? ¿crees que hay alguna relación entre ellas?

Buf. Vaya pregunta. La del músico, no lo sé. Creo que, si eres músico de verdad, o cualquier otra cosa relacionada con el arte, el propio placer de hacerlo o la sensación de liberación son la causa. Leí algo que decían los de Taburete, que hacían música porque querían ser estrellas… Bueno, no sé si la noticia es cierta o falsa, pero a mí eso no me interesa. El artista de verdad lo hace porque lo siente, no por la fama o todas esas cosas, que en mi opinión sólo te desvían de lo realmente importante, que es hacer arte.

Como profesor, te diría que es algo especial poder contar cosas, poder aprender cosas. Te hace crecer, te obliga a reinventarte. Y el premio es que otras personas sepan una cosa más que cuando entraron. Eso es muy guay.

En Psicorockgia, Fernando ha publicado varios artículos relacionados con la fobia social y con las emociones experimentadas al exponerse a un público. Nos consta que has actuado en bolos y participado en batallas de gallos. ¿Qué sentimientos te invadían antes de subir a un escenario? ¿Cómo los gestionabas?

El tema de las batallas me queda tan lejano… (risas). Pero sí, sentía mucha ansiedad siempre. Era un adolescente rapeando para mucha gente. Sin ningún tipo de aprendizaje previo. Y no sabía gestionarlo bien.

Creo que no me lo planteaba demasiado. Si me gusta algo, lo hago, aunque me dé miedo, porque prefiero intentarlo a quedarme con las ganas. Siempre que subo a un escenario siento miedo, pero creo que si no lo sintiera no tendría ningún valor. Luego arriba ya se pasa y todo va genial.

Lo curioso de la ansiedad es que siempre la he experimentado con la música: al sacar a la luz una canción siento ansiedad, y a veces al componerla. Escribir supone pasar por muchas emociones, haciendo un viaje introspectivo. No sé dónde leí que el hecho de escribir era la catarsis ante un problema, y me parece que desde que era adolescente he utilizado la música de ese modo.

Supongo que lo positivo es que me siento bien al hacerlo.

30591488 165978834120303 7184036283843346432 n.jpg?se=7&ig cache key=MTc2MzkyODE0Njk3OTQ3NzI5Nw%3D%3D - Entrevista a Catorceimpar, el artista polifacéticoImagen de Daniel Mills

Tu último tema se llama Geómetra. ¿por qué ese nombre? ¿qué significa para ti? Elegimos esta pregunta como espacio para hablar de tus temas o creaciones: si te dejas algo en el tintero, que sea por ganas y no por tiempo.

Significa que crear no debe tener aristas, pero que a menudo me doy con ellas intentando fabricar algo que valga la pena. El primer rapeo de la canción empieza con “el alquimista plasma sus ideas” … Y creo que un artista debe ser eso. Alguien que se exprima para dar lo mejor de sí. Geómetra no es mi mejor letra, pero estoy bastante contento con cómo suena y con lo que dice de mí, que es mucho.

¿Cuáles son tus influencias musicales? ¿qué música sueles escuchar y por qué? ¿podrías elegir cuál es tu tema o temas favoritos, o aquellos que te hayan influido personal o profesionalmente?

Mis influencias… Uf, otra difícil. Creo que hay demasiados como para no dejarme fuera a nadie. Pero no sé, en EEUU siempre me gustó mucho Eminem, Kanye West, Nas… En España me gustaba mucho A3Bandas, Mala Rodríguez, Xhelazz, Mitsuruggi, Nach, Dúo Kíe.

Pero ahora ya no escucho tanto rap, supongo que he llegado a un punto en que me gustan más géneros y no tengo tiempo para escuchar todo.  Me gusta mucho Shawn James, Piezas, John Mayer, Iván Ferreiro, Rosalia, Ed Sheeran… Hay un largo etcétera, vaya.

Mi tema favorito no lo sé. Recuerdo la canción de Chojin, de sólo para adultos, que siempre me llegó mucho. Habla sobre los sueños, la madurez, el afán de superación y tener principios. Son cosas que creo que forman parte de mí. Y él lo sabe, le di la turra con ello (risas).

Por otra parte, quizá Lose yourself, de Eminem, sea una de las canciones más importantes en mi vida. Esa rabia, esas ganas de crecer y aprender, ese mensaje… y que desde un punto de vista “rap”, creo que es una obra cumbre.

Ahí va la última: compones y cantas rap. ¿Siempre te has centrado en este complicado estilo musical o te has atrevido también con otros tipos de música? ¿Lo harás en el futuro?

Me he centrado en esto porque me llamaba la atención muy a menudo la forma y el contenido. Y sí, he probado otras cosillas, aunque no hayan visto la luz… En el futuro, ya veremos, quizá haya alguna sorpresa. Pero eso también me lo guardo para otra entrevista (risas).

Compartir
Artículo anteriorSi te lo tengo que pedir, ya no lo quiero.
Soy psicóloga sanitaria en Aumenta, proporcionando tratamiento psicológico a población infantil, juvenil y adulta. He trabajado como psicóloga social en Fundación Tomillo y poseo amplia formación práctica en diferentes entidades. Soy Graduada en Psicología por la Universidad de Salamanca y Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Poseo mi propio modo de trabajar, basándome principalmente en las corrientes cognitivo-conductual y sistémica, cautivada por una máxima: "conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana". Carl Jung.