El paso previo al amor

0
809

Ay, el amor… ese fenómeno universal y a su vez subjetivo, ya que en cada cultura es entendido como se quiere o se puede.

Estamos de vuelta en Psicorockgia, esta vez para hablar de un tema de Psicología Social, la asignatura favorita de la redactora cuando estudiaba la carrera. La atracción, lo que para casi todos es el paso previo al amor.

¿De qué depende esta atracción? ¿por qué algunas personas nos atraen, otras nos provocan desagrado y otras directamente pasan desapercibidas para nosotros?

Arrancamos con un tema de Queen muy acorde con la temática: somebody to love

¿Qué verás en este artículo?

  1. Qué es la atracción.
  2. Cuáles son los factores que favorecen la atracción.
  3. Entonces… ¿puedo controlar de quién me siento atraído y de quién no?

¿Qué es la atracción?

La atracción es la actitud que tenemos hacia otra persona. Y una actitud es el resultado de integrar actuaciones, cogniciones y afectos en relación con un objeto o persona. Es decir: es lo que hacemos, pensamos y sentimos acerca de algo o alguien.

Los grados del atractivo de algo o alguien, según Baron y Byrne (2002), son los siguientes:

  1. Desagrado intenso: lo que nos despierta una persona indeseable.
  2. Desagrado leve: el típico conocido molesto con el que prefieres evitar, en la medida de lo posible, el contacto. O lo que es lo mismo: con quien finges no haberte cruzado por la calle.
  3. Neutro: conocidos superficiales que pasan por nuestra vida sin pena ni gloria.
  4. Agrado leve: el típico conocido cercano con quien empiezas a disfrutar del tiempo compartido y, por tanto, y en la mayoría de los casos, se busca ampliar ese tiempo.
  5. Agrado intenso: relaciones de amistad, con la consecuente búsqueda de experiencias compartidas y disfrute de las mismas.

Por último, podríamos añadir uno más de nuestra propia cosecha, que sería el siguiente inmediatamente según estos grados:

6. Amor: preferencia muy intensa hacia alguien con un grado de exclusividad (siempre que no hablemos de una relación poliamorosa).

Seguro que todos hemos pensado en una persona específica con cada uno de los grados de la atracción previamente descritos. Ahora bien: ¿de qué dependen? Y lo que seguro que todos os estáis preguntando… si sabemos de qué dependen, ¿podremos controlar hacia quién nos sentimos atraídos o a quién rechazamos?

beautiful beauty chain link fence fashion fence friends friendship fun 1525835 - El paso previo al amor

¿Qué factores favorecen la atracción?

Hay tres factores principales que favorecen la atracción, según varios estudios de importantes psicólogos sociales:

  1. Familiaridad:

La persona que nos resulte familiar puede resultarnos más atractiva siempre y cuando nuestra primera impresión sobre ella sea positiva o neutra.

  • Encontrarse cerca: cuanta más proximidad física haya, más probable será la atracción. Esto viene a significar que, si ves a una persona una vez al año puede que sea más difícil que te sientas atraído por ella que si la ves una vez al mes o una vez a la semana. Parece lógico, ¿no?.Según una investigación de Festinger, Schachter y Back (1950), las tres personas con las que mejores relaciones tenían las personas que vivían en una residencia de estudiantes universitarios eran aquellas que vivían más cerca. Del mismo modo, Byrne y Buehler (1955) comprobaron que las relaciones que establecen los estudiantes en el semestre se regulan por la distancia entre los asientos porque la proximidad entre los estudiantes influye en el hecho de que lleguen a conocerse.
  • Ser accesible: la interacción con personas cercanas en el espacio requiere menos esfuerzo y las recompensas de la interacción tienen un bajo coste. Traduciendo: es más probable que te sientas atraído por esa persona de la app que vive a 3 paradas de metro que por la que vive a la otra punta del país.
  • Exposición repetida: viendo de forma más o menos constante a la persona o elemento que podría resultarnos atractivo, los sentimientos de ansiedad ante lo desconocido decrecen y esta persona nueva se va haciendo más familiar para nosotros.Según Zajonc (1968), el efecto de la mera exposición hace que la percepción de forma repetida de un estímulo cualquiera que al principio es neutral o positivo lleva a una mayor atracción hacia este (que es lo que a veces nos pasa con la ropa de los escaparates por los que pasamos de forma frecuente).

affection couple friendship fun girls happiness happy joy 1550807 - El paso previo al amor

  • Semejanza: en algunos casos, ser parecidos puede incrementar esta familiaridad ya que las personas que compartimos espacios tendemos a parecernos en otros aspectos, como formas de pensar, sueños y aspiraciones, problemas, etc. Por tanto, puede ser más posible que nos juntemos por parecernos más o bien por haber sido más parecidos a medida que pasábamos tiempo juntos.Traducción: cuando vamos a un bar de rock, seguramente nos parezcamos más a las personas que van a ese mismo bar que si vamos a un bar de música que odiamos. Por otra parte, crecer en el mismo entorno, estudiar la misma carrera en la misma facultad, etc., pueden llevarnos a parecernos más a otros.
  1. Cercanía interpersonal

  • Semejanza: en general, conforme aumenta la semejanza de las personas también aumenta la atracción, en lo que se refiere a actitudes y a personalidad. Las opiniones similares activan un afecto positivo y las diferentes un afecto negativo.En lo que se refiere a las actitudes, los estudios de Byrne et al. (1971) con personas de todas las edades, en grupos diferentes y de distintos países indican que, cuanto mayor es la semejanza de actitudes con respecto a una serie de temas, mayor es la atracción.
  • Recompensa: las cosas que otros digan que concuerden con las que pensamos o, lo que es lo mismo, las cosas que otras personas digan con las que estemos de acuerdo  generan un efecto reforzador sobre nosotros. Este punto derriba el mito romántico que dice que “los polos opuestos se atraen”.

Pues eso: let there be love

  1. Atractivo físico.

  • Efecto de halo: si no lo conocemos, hoy vamos a aprender una cosa nueva: el efecto de halo es la tendencia a considerar que quien tiene una buena cualidad también tendrá otras cualidades buenas. Por tanto, a las personas físicamente atractivas les atribuimos características positivas en todos los aspectos (opiniones, personalidad, etc.)

    Como dato curioso, todas las culturas coinciden en aquello de “lo que es bello es bueno”, pero se diferencian en los rasgos positivos que se sospechan sin conocerse (es decir, los que nos inventamos).Además, los individuos con una buena apariencia activan un afecto positivo (Kenrick, Montello, Guiterres y Trost, 1993).El atractivo físico se hace más importante las primeras veces que las personas se conocen, cuando el contacto es superficial.
  1. Reciprocidad

Estoy segura de que este punto nos va a sorprender a todos, ya que es común pensar que “cuanto menos le gusto yo a él o menos caso me hace, más me gusta”.

Esto probablemente sea porque albergamos inconscientemente la esperanza de que no es así o entendemos sus palabras o hechos como señales de lo contrario, ya que existen investigaciones que demuestran que nuestra atracción se ve influenciada por la reciprocidad, y que nos sentiremos más atraídos por esas personas a las que les resultamos atractivas.

Es evidente que a nadie le gusta recibir evaluaciones negativas de otros y que buscamos evitar el contacto con esa persona porque supondría un gran golpe para nuestra autoestima y autoconcepto.

Las revelaciones positivas de otros sobre nuestras características, por el contrario, la aumentan, la nutren y nos hacen sentir bien, generando afectos positivos y buenas sensaciones en nosotros, lo que es básico para poder iniciar una relación.

 

Entonces… ¿puedo controlar de quién me siento atraído y de quién no?Eye Beauty About Love Couple Hug Portrait 1212096 - El paso previo al amor

Antes de nada, sería importante que aclaremos que lo explicitado previamente es lo que las personas tendemos a hacer, según estudios realizados, y no dicta comportamientos individuales ni asegura que la persona que te guste vaya a sentirse atraída por ti porque los dos votéis al mismo partido.

La repuesta podría ser la siguiente: en un principio, la atracción no se controla porque es un proceso que no realizamos de forma consciente puesto que muchos de los factores implicados son automáticos, sociales, o ambas cosas. Pero sí puedes facilitarle a tu cerebro el proceso contrario teniendo en cuenta los párrafos anteriores y siempre depende de lo que nos compense.

Si, por ejemplo, no eres correspondido en atracción por tu vecino y tienes que verlo todos los días, quizás sería una buena idea cambiar de domicilio o conocer a qué hora sale para no cruzarte con él.

Si nos sentimos atraídas o atraídos físicamente por alguien que no conocemos, podemos tener en cuenta el efecto halo y tratar de recordárnoslo en momentos específicos para frenar la idealización y hacer el proceso algo más llevadero.

Si nos gusta alguien, también podemos tratar de aparecer por su vida de vez en cuando, sin llegar a ser pesados, ya que a veces las líneas que dibujamos son muy finas. Sin embargo, cuidado, porque esto tiene un doble filo: también estamos aumentando la frecuencia en la que esa persona aparece en nuestra vida y, por tanto, puede que aumentando nuestra atracción.

Y tú, ¿cómo vas a utilizar tus nuevos conocimientos sobre atracción?

blur couple girls grass house ladies looking outdoors 1510161 - El paso previo al amor

Referencias bibliográficas

Baron, R. A. y Byrne, D. (2002). Psicología Social (5a ed.). Pearson Educacion, S.A.

Byrne, D. & Buehler, J. A. (1955). A note on the influence of propinquity upon acquaintanceships . J abnorm. soc. Psychol. 51, 147-148 .

Byrne, D. (1971). The attraction paradigm. New York: Academic Press.

Kenrick, D. T., Montello, D. R., Gutierres, S. E., & Trost, M. R. (1993). Effects of physical attractiveness on affect and perceptual judgments: When social comparison overrides social reinforcement. Personality and Social Psychology Bulletin, 19(2), 195-199.

Zajonc, R.B. (1968). Attitudinal effects of mere exposure. Journal of Personality and Social Psychology, 9, 1-27.

Compartir
Artículo anteriorAcoso en las redes sociales: una nueva forma de violencia
Avatar
Soy psicóloga sanitaria experta en terapia sistémica individual, de pareja y familiar. Trabajo en Aumenta S.B. proporcionando tratamiento a población infantojuvenil, adulta, parejas y familias. Soy Graduada en Psicología por la Universidad de Salamanca y Máster en Psicología General Sanitaria por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Poseo mi propio modo de trabajar, basándome principalmente en las corrientes cognitivo-conductual y sistémica, cautivada por una máxima: "conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana". Carl Jung.